Equipos registrados. Accede a tu panel de control o créate uno

Imanol Ardanza Entrenador del Tabirako Jesuitak

«A mi manera, intento transmitir la sabiduría y experiencia que aprendí de Juanjo Moreno»

Imanol Ardanza siempre ha estado ligado a equipos de categorías inferiores.

Deportista popular 2012 de EL CORREO

Eduardo Izquierdo Su relación con el baloncesto comenzó cuando apenas había cumplido diez años.

Primero como jugador y luego como entrenador. Dos décadas dentro de las canchas y 16 temporadas ya en los banquillos. Y siempre ligado a su equipo del alma. Fiel a unos colores. Desde las categorías inferiores hasta el equipo senior. Toda una vida dedicada al Tabirako, «salvo un año de descanso». La llegada a San José Jesuitak para cursar estudios supuso un punto de inflexión en la vida deportiva de Imanol Ardanza. «Soy de un caserío de Abadiño, del barrio de Mendiola, y entré a estudiar en el centro en 5º de EGB. Un día me cogió Juanjo Moreno en el patio, conocía a uno de mis hermanos, y me comentó si quería jugar. Con 10 años no sabía lo que era una canasta». Así comenzó a forjarse su pasión por el baloncesto. El jesuita se convirtió en la figura clave de Ardanza en su carrera. «Fue mi entrenador durante las primeras cinco campañas. Ha tenido una labor muy importante durante tantos años. He coincidido en muchos ámbitos y he tenido la suerte de estar con él. He mamado su sabiduría y experiencia. Algo se me habrá pegado y, a mi manera, intento trasmitirlo a los chavales», subraya. Peldaño a peldaño fue subiendo por los diferentes conjuntos del club de Durango hasta que a los 30 años decidió colgar las botas y poner fin a la práctica en activo. Sin apenas tiempo, pasó a desempeñar funciones de entrenador, siempre ligado a conjuntos de cantera. «A diferencia de los chavales de ahora que compaginan el banquillo y la cancha, sólo me dedicaba a jugar. Aquel año, hace ya 16, Juanjo me comentó la posibilidad de llevar un equipo y empecé con uno de minibasket femenino. De mi larga etapa como jugador he sacado provecho de todos los técnicos que he tenido», apunta Ardanza, que además de actualmente dirigir esta campaña a un grupo de chicos, ejerce de ayudante del cadete junior de Liga Vasca. «Un año coincidimos y desde entonces colaboramos. Suelo realizar un trabajo específico con las pívots». Durante estas tres décadas ha visto los diferentes rumbos que ha tomado, no solo el baloncesto, sino el deporte en general. «Ha cambiado mucho en varios factores. Uno es el de los padres y madres. Antes, cuando íbamos a jugar venía algún jesuita y la figura del padre apenas existía. Ahora es todo lo contrario. Hacen de mesa, les llevan a los partidos, están integrados en la comisión de deportes...», indica. También ha constatado la irrupción de una ?especie? de fiebre de que todos los chavales deban practicar alguna especialidad deportiva. «Cuando era un chaval, un porcentaje muy alto jugaba a fútbol, otro al baloncesto y el resto a los minoritarios o no se decantaba por alguno. Y no pasaba nada. Ahora está enfocado como una extraescolar más. Casi todos practican. A ningún padre le entre en la cabeza que su hija o hijo no haga deporte. Parece que es un imperativo de la sociedad. Aunque repercuta en la calidad inculcas otros valores, como el sacrificio, trabajo en equipo, respeto a los compañeros...». Deportista popular 2012 En Durango han sabido convivir las dos especialidades deportivas que más gente arrastra. Pero e los últimos años también han notado un importante descenso en chicos que apuestan por el deporte de la canasta. «Si por cantidad de chavales, el baloncesto goza de buena salud, sobre todo en chicas que cada vez cuentan con mayor la presencia. El problema radica en los chicos. La temporada pasada sólo dos colegios contaban con equipos premini masculino, Kurutziaga y San José Jesuitak. Esta campaña sólo está el nuestro y es de 3x3, porque sólo se han apuntado 6 chavales», afirma preocupado por este dato significativo. Y con el cambio de año recibió un galardón que reconoce un poco su trayectoria en el baloncesto. Resultó elegido mejor deportista popular de 2012 por los lectores de EL CORREO. «Aunque el premio es individual, entiendo que en buena parte ha sido al club. Es un reconocimiento como cabeza visible del Tabirako. Unos me decían que me habían votado, y se lo agradezco, por ciertos factores y lo habrán hecho a título personal, pero creo que otros lo habrán hecho con el club como referente», concluye.

 

OTRAS NOTICIAS


Jueves, 13/11/2014 Fuente: El Correo Digital
Jornada escolar de atletismo
Los futuros dueños del tartán
Jueves, 23/10/2014 Fuente: El Correo Digital
I Carrera de Patines de Getxo
Un estreno con mucho lustre

BUSCADOR DE NOTICIAS

Publicadas por dxt21



(DD/MM/AAAA)




 

Clasificaciones
DE EQUIPOS

Consulta los resultados de todos los encuentros




Registra tu propio EQUIPO

Le espera un espacio que lo tiene todo: ficha, fotos, palmarés, blog...